Inicio  |  Portal GBA  |  Contacto  |  RSS   
Sabado 20 de Diciembre de 2014
 Lunes 20 de Junio de 2011 | Organismos

Deportistas trasplantados en los 18º Juegos Mundiales de Suecia

La Plata.- Una comisión de ocho deportistas que recibieron un órgano en la provincia de Buenos Aires participan de los 18º Juegos Mundiales para trasplantados en la ciudad sueca de Gotemburgo, a donde llegarán unos 3.000 atletas de 60 países.

Deportistas trasplantados de la Provincia compiten en los juegos mundiales de Suecia

Es la competición más importante de su categoría, con los mejores deportistas a nivel mundial. Juan Manuel Villafañe es trasplantado renal desde el año 1992, y en Suecia tendrá su cuarta participación en un Mundial, compitiendo en ciclismo y en vóley. El presidente del Centro Único Coordinación y Ablación e Implante de la provincia (CUCAIBA), Alberto Maceira, destacó el compromiso del Estado provincial para “estimular y promover el desarrollo de actividades deportivas”.

 

“Creemos que esta experiencia revela lo mucho que aportan las personas y familias que manifiestan su voluntad de donar: es gracias a ellos que pacientes enfermos se recuperan, continúan al lado de sus familias y pueden desarrollarse plenamente incluso en múltiples disciplinas deportivas”, explicó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia.

 

Tal es el caso de Juan Villafañe (37), que desde la ciudad de 25 de Mayo saldrá rumbo a Suecia, para participar por cuarta vez en su vida de los Juegos Mundiales para Trasplantados en voley y ciclismo.

 

En Mar del Plata, María Angélica Anglada (54), tras nueve años de haber recibido un riñón de un donante anónimo, competirá en natación y hasta en una maratón.

 

JUAN, EL CICLISTA

 

“La verdad es que antes de mi enfermedad yo no me había interesado en el tema de los trasplantes de órganos. Pero ahora me sumo a estos juegos porque realmente han ayudado a difundir la necesidad de donar y en cada ciudad donde se realizan aumenta la cantidad de personas predispuestas a donar”, contó Villafañe.

 

Poco después del mediodía, cuando 25 de Mayo duerme la siesta, Juan monta su bicicleta y recorre unos 60 kilómetros diarios. La idea es llegar a Suecia bien entrenado porque allí lo espera una competencia conjunta de 20 kilómetros y otra, que se realiza individualmente, y en la que se mide el tiempo que cada uno demora en recorrer unos 5 kilómetros.

 

Según cuenta, pasó años de su infancia víctima de anemias cruentas y otras dolencias pero sin su diagnóstico. Finalmente supo que padecía el llamado Síndrome de Alport. “Comencé a tener infecciones urinarias muy seguido y llegué al año 91 muy débil con mis riñones prácticamente sin funcionar”, contó. Así fue que comenzó con diálisis en la localidad de Bragado.

 

A los siete meses de iniciar ese tratamiento surgió la posibilidad de hacerse un trasplante y su padre no dudó cuando le dijeron que él podía ser el donante. “Fue duro porque en esa época yo tenía sólo 17 años y poco se sabía del tema”. Sin embargo, tras un mes y medio de internación, logró recuperarse, comenzó a trabajar y entrenarse tanto en vóley como en ciclismo.

 

ANGÉLICA, NADADORA

 

A sus 54 años Angélica Anglada, oriunda de Mar del Plata, dice que a la enfermedad “hay que hacerle frente”, cumplir con los cuidados básicos y “no estar pensando todo el tiempo en ella”.

 

Hace nueve años recibió un riñón de un donante cadavérico. “Nunca supe de quién era el órgano pero a esa familia le agradezco todos los días de mi vida poder seguir adelante, ver crecer a mis hijos y poder acompañarlos de cerca porque ellos también sufren la misma enfermedad que me llevó al trasplante”, contó.

 

Al igual que Juan en 25 de Mayo, Angélica se prepara para participar de los juegos mundiales de trasplantados, donde nadará en tres competencias: 100 metros de pecho y luego 200 y 400 metros libres.

 

Anglada contó que la enfermedad que la llevó al trasplante es un mal genético y hereditario llamado poliquistosis renal crónica. “Esta enfermedad afectó a toda mi familia, lo tenía mi madre, lo padeció mi hermana, que murió por esta enfermedad a los 46 años, mi hermano mellizo, también trasplantado, y ahora mis hijos de 22 y 26 años”, relató.

 

No obstante, Angélica es optimista. “Hay una vida hermosa después del trasplante, llena de cosas placenteras para hacer, lo que yo recomiendo es no dejarse estar, cuidarse y efectuar todos los controles que los médicos recomiendan”.

 

Además de Juan y Angélica, los competidores bonaerenses que integran la delegación argentina son Ignacio Caracoche de San Antonio de Areco, Héctor Castro de La Matanza, Alberto Domínguez de Tigre, Roberto Onreita de Rauch, Mariano Spinelli de Mercedes y Diego Valenzuela de Tres Arroyos.

 

Los “Juegos Mundiales de Trasplantados” representan el torneo más importante de su categoría, con los mejores deportistas a nivel mundial. De las competencias participarán alrededor de 3 mil personas trasplantadas que competirán en múltiples disciplinas como atletismo, ciclismo, vóley, mini maratón, badminton, natación, tenis, tenis de mesa, squash, golf y bowling.

 

El presidente del Cucaiba, Alberto Maceira, destacó el compromiso del Estado provincial para “estimular y promover el desarrollo de actividades deportivas, reafirmar el compromiso con la salud, y resaltar la importancia del trasplante para dar vida o mejorar la calidad de vida de los pacientes en lista de espera”.

 

cucaiba-lm

 
911 - Buenos Aires Seguridad

Asamblea Legislativa 2014


Recibí las últimas noticias de la Provincia

MAPA DE SITIO